Vinos de colección: ¿Tesoros que nadie bebe?

En el mundo de la inversión en vinos, tres elementos clave determinan el valor de una botella: rareza, fama y precios validados por ventas previas. Hubo un tiempo en que la sabiduría convencional sostenía que la mayoría de los vinos coleccionables provenían de algunas propiedades de Burdeos con estatus de primer crecimiento, con décadas de éxito y altas puntuaciones. La idea era que, en teoría, estos vinos eran longevos y se beberían en un futuro lejano.

Sin embargo, la llegada de los vinos de culto de Napa desvinculó la conexión con Burdeos, enfocándose en la rareza, altas puntuaciones (fama) y éxito en subastas. Ahora, los vinos más coleccionables son aquellos cuyos precios en subasta aumentan año tras año, independientemente de su capacidad para ser bebidos. En realidad, la mayoría de los vinos raros comprados y vendidos en subastas nunca se abrirán, ya que se vuelven demasiado valiosos para consumir o demasiado antiguos para degustar.

Este fenómeno se ha intensificado en la era digital. En lugar de preguntarse cuándo es el mejor momento para beber una botella de Burdeos o Champagne, quienes tienen bodegas llenas de vinos de trofeo se preguntan «¿cuánto vale y cuándo debería venderlo?».

Recientemente, un coleccionista australiano que subastaba su bodega de 5,000 botellas explicó en una entrevista que vendía sus vinos más valiosos debido a un «dilema ético» que surgiría al beberlos. Comentó que algunos de sus vinos se vendían por $30,000 la botella y que sería éticamente cuestionable consumirlos. Esto plantea la pregunta de por qué los compró en primer lugar y cuándo dejaron de ser aptos para el consumo.

La desvalorización del vino fino a su función más básica, la coleccionabilidad, niega por completo la razón de ser del vino. ¿Acaso el enólogo no pretendía que el vino se bebiera? Si hay un dilema ético en consumir vinos raros y costosos, ¿no deberían los ingresos de las subastas ser donados a la caridad?

Las subastas benéficas de vino funcionan precisamente con esta idea: el comprador dona dinero a una buena causa y recibe una botella como recompensa. Además, obtiene una deducción fiscal y conserva la botella, probablemente para donarla a otra subasta. En un mundo ideal, todos los vinos coleccionables se subastarían para la caridad una y otra vez. Si estas botellas raras nunca se beberán, al menos podrían revenderse varias veces, recaudando dinero para una causa noble en cada ocasión. Y finalmente, como un gesto magnánimo, el comprador final podría vender boletos de lotería para una degustación, permitiendo a un grupo de afortunados degustar el vino. Un equilibrio perfecto entre ambas realidades. En mis sueños…

¿Qué opinas, beberías un vino de 30,000 dólares o euros?

 

Lo más vendido en Amazon:

No products found.

 

 

¿Qué te apetece?

Invertir en vino de lujo → click aquí

Aprender sobre vinos desde cero (entra al módulo gratis) → click aquí

Entrar a la comunidad gratuita y compartir experiencias? → click aquí

Adquirir el libro de cata de Breaking Wine→ Amz USA / España

Que tu web cumpla con las leyes GDPR / RGPD → click aquí

Crear tu web y curso digital gratis → click aquí

 

Artículo creado gracias a la aportación de: link del artículo